fbpx

Posts Tagged
‘Comunicación Interna’

Home / Comunicación Interna

Sí, nuestro Director General se doctoró ayer con calificación sobresaliente 10 en la Universidad Nacional de La Plata.

¨Tincho¨ como lo llamamos en ABCOM, presentó su tesis ¨En clave comunicacional. La importancia del diagnóstico y el conocimiento de la cultura organizacional para la generación de estrategias de cambio y transformación desde la comunicación interna en las organizaciones¨, ante un jurado internacional, aportando una reflexión, análisis y síntesis teórica sobre la comunicación interna desde su dimensión cultural, al mismo tiempo que refuerza la triangulación conceptual entre cultura organizacional, comunicación interna y gestión que sostenemos en ABCOM como principio de nuestro aporte a las organizaciones.

La tesis doctoral de Martín parte de la base de que las propuestas de gestión de la comunicación interna deben surgir del análisis diagnóstico de la organización, bajo una perspectiva de comunicación y cultura, en contraposición a las lógicas de gestión mecanicistas y sustentadas en supuestas recetas únicas y universales.

Todo el equipo de ABCOM está muy orgulloso de este logro y queremos compartirlo.

La gestión de la comunicación interna en la actualidad se reconoce como un valor clave para todas las compañías. Cada vez son más las organizaciones que buscan proteger su cultura organizacional, fortalecer el clima laboral y potenciar los vínculos entre los colaboradores. Es por esto que hoy, la figura del comunicador interno es vital para trabajar estas cuestiones y alcanzar el éxito corporativo.  

En esta línea, gestionar procesos de comunicación interna en las organizaciones conlleva el desafío de comprender la complejidad. Reconocer la diversidad de actores y escenarios en los que se juega y se construyen esos procesos.

Aquí les compartimos 5 competencias claves para obtener buenos resultados:

  1. Visión estratégica. Presume el desafío de no actuar de manera reactiva e improvisada. Sino de poder construir una estrategia de comunicación. Esta estrategia será una guía para el desarrollo de la gestión y será necesario que parta de un diagnóstico, que responda a problemáticas comunicacionales detectadas y que a lo largo de su implementación pueda ser sometida a procesos de evaluación.
  2. Capacidad de escucha. No sólo en lo que se refiere a la escucha activa y el diálogo. Saber escuchar también es tener la capacidad de visibilizar oportunidades en la gestión de la comunicación interna.   
  3. Comunicación cross company. Nos referimos a pensar a la comunicación de manera integral. Hacerlo supone el desafío de gestionarla de una manera en la que cada práctica se acerque a sus objetivos comunicacionales. Es decir, reconocer que tanto lo externo como lo interno debe ser coherente y responder a los objetivos generales y la cultura organizacional.
  4. Facilitar conversaciones. Implica garantizar que los canales de comunicación sean fluidos, transparentes y alineados a las necesidades de la compañía. Características como mediación, negociación y gestión de conflictos resultan claves para el desarrollo adecuado de la CI.
  5. Adecuación al contexto multigeneracional. Es necesario poder comprender las aspiraciones, percepciones y expectativas de las distintas generaciones de colaboradores que conviven en la actualidad. Por tanto, resulta esencial garantizar la inclusión de todos los colaboradores teniendo en cuenta sus características para generar mensajes acordes a cada uno de ellos.    

Estas 5 competencias resultan indispensables para los encargados de gestionar la CI. Sin embargo, no son las únicas pero sí sumamente necesarias a la hora de entender el papel estratégico que tiene la comunicación interna hoy en día en las organizaciones.

Seguí aprendiendo

¿Por qué deberías medir hoy tu gestión de comunicación interna? En todo proceso de gestión existe una instancia de evaluación que es la que nos ayuda a reconocer lo que estamos haciendo bien y lo que no. Diagnosticar nos permite identificar las fortalezas y los espacios de mejora de nuestra gestión

En todo proceso de gestión existe una instancia de evaluación que es la que nos ayuda a reconocer lo que estamos haciendo bien y lo que no. Diagnosticar nos permite identificar las fortalezas y los espacios de mejora de nuestra gestión comunicacional, reconociendo el mapa de desafíos y oportunidades que nos plantea nuestro público interno y la matriz cultural de la compañía. Medir es agregar valor a nuestra organización.

La medición en comunicación interna implica posicionarse desde un lugar particular de investigación atendiendo al análisis de las percepciones que tienen los colaboradores de la compañía respecto de los mensajes clave, la información que circula, las conversaciones que se generan, los comportamientos organizacionales traducidos en la cultura corporativa y sus canales de comunicación. El análisis comunicacional es complejo pero es  el punto de partida del abordaje estratégico de una gestión exitosa en comunicación interna.

Diagnosticar nuestra comunicación no es sólo un paso previo a cualquier Plan Estratégico de Comunicación Interna, es parte integral del proyecto. Medir y evaluar nos ayuda a reconocer el impacto de nuestra gestión en cuanto a la estrategia y los objetivos planteados en el mismo. Los resultados de un buen diagnóstico nos permiten tomar decisiones estratégicas, generar oportunidades (al compartir los resultados de la estrategia podemos conseguir más recursos para potenciar nuestro plan de comunicación), y respaldar el proceso de gestión (esto permite a las organizaciones poder visualizar su incidencia).

En resumen, diagnosticar, medir nuestra comunicación interna nos  permitirá diseñar un Plan Estratégico de Comunicación Interna que sea eficaz y eficiente. Eficaz, en términos de su implementación, y eficiente en cuanto a la ejecución del presupuesto del que se disponemos para llevarlo a cabo.

Seguí aprendiendo

¿Cómo hacer un buen diagnóstico de comunicación? En AB Comunicaciones contamos con 15 años de experiencia en el campo, podemos ayudarte a elegir las técnicas más adecuadas para la evaluación de la comunicación interna de tu compañía. Contacto ABCOM

Un buen lugar para trabajar se define como aquel en el que los colaboradores están orgullosos, se sienten a gusto con su trabajo y sus compañeros. ¿Queremos ser un buen lugar para trabajar? Entonces no debemos perder de vista cuestiones clave, que no son nuevas pero que a veces olvidamos. No es una sorpresa, la mayoría de estas cuestiones derivan de cómo se desarrolla la gestión de la comunicación interna en una organización. Veamos.  

¿Cómo estar entre los mejores lugares para trabajar?

Cuando nos sentimos cómodos en nuestros hogares, no queremos movernos de allí y, a la inversa, cuando hay gritos, peleas, un ambiente tenso, deseamos salir corriendo. Esto también ocurre en las compañías. ¿Qué debemos hacer para que nuestros colaboradores no quieran salir corriendo? En principio, es esencial mantener un buen clima laboral. Como bien desarrollamos en un artículo anterior, el clima organizacional afecta directamente el desempeño, la productividad y la satisfacción de los empleados y esto es un punto clave para ser un buen lugar para trabajar.

Los líderes cumplen un rol fundamental en la motivación y compromiso de los colaboradores. Ellos son, de acuerdo a sus comportamientos, el respeto hacia los colaboradores, su propia credibilidad, etcétera,  los que aportan o no a un buen clima organizacional. Es por esto que son los encargados de construir buenos vínculos, de generar confianza y, como consecuencia, una buena reputación interna.  

Además, es importante que tanto los líderes como el equipo directivo estén dispuestos continuamente a escuchar a sus empleados. A lo que apuntamos aquí es a involucrar a los colaboradores en todos los procesos, hacerlos partícipes de los logros y desafíos de la compañía. Esto genera un sentido de pertenencia, vital para retener  talentos o para que nuestros colaboradores elijan gustosos trabajar en nuestra compañía.

Otro aspecto que también debe cuidarse es el modo en que se consiguen resultados. Un buen lugar para trabajar tiene sus reglas pero no es inflexible. Darle a nuestros colaboradores un equilibrio entre la vida personal y la profesional, entre otro tipo de beneficios, aporta valor a nuestra compañía.  

Si en tu empresa están decididos a crear y fomentar un buen clima laboral, en AB Comunicaciones podemos ayudarte. Contactanos! 

Mientras que jugamos aprendemos y esto no sucede solo cuando somos chicos. ¿A quién no le gusta jugar? El juego nos hace tener una experiencia directa y, en este sentido, ya sea aumentando de nivel o ganando, vamos determinando nuestras acciones y aprendiendo qué camino nos conviene más y cómo llegamos a él. La gamificación, una de las tendencias que  hemos identificado para la comunicación interna de 2017, consiste en aplicar dinámicas o actividades lúdicas consiguiendo mejorar la experiencia de nuestros colaboradores.  

La gamificación en la gestión de la comunicación interna puede ser de gran utilidad tanto para lograr en los colaboradores la interiorización de procesos y procedimientos como para aumentar su motivación y su compromiso.  No obstante, hay ciertas cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de implementar una estrategia de este tipo en nuestra compañía.

En primer lugar, tenemos que determinar si la gamificación es coherente con la cultura de nuestra empresa. De no serlo, su implementación sería una acción sin consonancia con la filosofía corporativa y podría percibirse de tal manera. Para esto, se pueden realizar previamente otras acciones para ir preparando el terreno.

En segundo lugar, debemos establecer el propósito, lo que queremos alcanzar al utilizar la gamificación como herramienta. Si es para gestionar un cambio en la organización, para motivar a nuestros colaboradores, para incrementar el trabajo en equipo, para la inducción de personal, para conocer nuevos procedimientos de trabajo, entre otros.

En tercer lugar, reconocer si nuestro público interno es proclive a las dinámicas de este estilo. No podemos implementar una estrategia de gamificación solo porque sabemos que da buenos resultados. La clave está en que a nuestros colaboradores les guste el juego que vamos a proponerles.

En cuarto lugar, es muy importante que fomentemos la participación y para motivar a nuestros colaboradores es necesario ofrecerles algún tipo de beneficio por ello. En último lugar, debemos establecer previamente cómo mediremos los resultados. Una evaluación de nuestra estrategia es vital para mejorar como organización.

Sólo en este momento, luego de haber determinado todas las cuestiones mencionadas anteriormente, estamos listos para llevar a cabo la propuesta de gamificación en nuestra compañía. Debemos buscar que haya un equilibrio entre lo lúdico y lo corporativo en nuestra estrategia y que, además, manifieste la comunicación de nuestra organización.

En AB Comunicaciones podemos ayudarte a pensar e implementar una estrategia de gamificación acorde a tu compañía. Contactanos!

julio 28, 2016

/

Por: abcom

/

Tags: capacitación, Comunicación Interna, formacion, Liderazgo

/

Categorías: Liderazgo

Mucho hemos hablado sobre la importancia que genera en nuestras compañías tener en cuenta a los colaboradores, hacerlos felices y motivarlos. A una planta para que crezca y nos dé sus frutos es importante “regarla” todos los días, ¿verdad? Un modo de regar a nuestros colaboradores es brindarles herramientas para que puedan aplicar en pos de la mejora de la empresa.

Capacitarse en comunicación permite adquirir nuevas herramientas y habilidades para conectar ideas, personas, equipos, objetivos y logros. A cualquier colaborador, ya sea un gerente, un líder de proyectos, u otro, le sirve desarrollar competencias en comunicación interna. Conocer, analizar y utilizar herramientas de comunicación les da un plus a nuestros colaboradores, ya que los ayuda a desenvolverse favorablemente dentro de la compañía.

La gestión estratégica de la comunicación interna nos permite alcanzar una mayor integración para el logro  eficiente del trabajo en equipo, generar impactos positivos en el clima interno mediante el diálogo, la comprensión y la escucha, y facilitar el compromiso fortaleciendo la cohesión de las personas con la cultura organizacional de la compañía. En definitiva, nos brinda la posibilidad de mejorar el diálogo interno para el logro de nuestros objetivos de negocio. No dejar nada librado al azar, y planificar en este aspecto, nos ayudará a  direccionar estratégicamente toda la información que surge en el interior de cada compañía y adecuarla al plan de negocios.

Las capacitaciones en comunicación interna y liderazgo de AB Comunicaciones están elaboradas estratégicamente en función de cada cliente y tienen por objetivo contribuir al desarrollo de competencias comunicacionales clave en mandos medios y alta gerencia.  Los participantes de nuestras capacitaciones adquieren herramientas clave para desarrollar distintas estrategias y son capaces de llevar a la práctica acciones en comunicación interna que les permiten desenvolverse mejor en el ambiente laboral y alcanzar de manera más simple los resultados que espera la compañía.

En AB Comunicaciones contamos con capacitaciones para potenciar el trabajo de tus colaboradores.  Si querés obtener más información no dudes en contactarte con nosotros. ¿Por qué invertir en formación en CI y liderazgo en tu empresa?

A ninguno de nosotros nos gusta hablar del fracaso y usted, estimado lector, tiene la oportunidad de decirme lo contrario. Si lo hace, lo escucharé y aprenderé de usted. Resulta que esa palabrita, “fracaso”, suele ponerse bastante cargosa hasta convertirse en una especie de perseguidor que nos llena de dudas al momento de actuar y tomar decisiones. Y más aún si uno tiene la responsabilidad de conducir un grupo/equipo de personas (la formulación grupo barra equipo es adrede).

¿Qué es lo que la idea de fracaso genera en nosotros? Nada menos que el temor a equivocarnos y la construcción de una zona de confort en la cual nos sentimos relativamente cómodos y no nos deja avanzar. Usted y yo sabemos que quien conduce, quien lidera, necesita más que eso para alcanzar sus objetivos. El potencial está ahí, dentro de cada uno, pero muchas veces no lo podemos dejar salir.

Si queremos superar el miedo al fracaso lo primero que tenemos que hacer es hablar de él. Según encuestas y talleres de desarrollo de liderazgo, se pueden identificar cuatro causas principales que nos acercan más al fracaso que al éxito. Y no queremos eso, ¿cierto? En primer lugar, encontramos los problemas con las relaciones interpersonales. El segundo, el temor a no cumplir con las expectativas del puesto. Tercer y cuarto lugar, pero no por esto menos importante, listamos el temor de no saber conformar y dirigir un equipo colaborativo y la tan mentada resistencia al cambio.

Todos estos factores se encuentran en un solo lugar y no, no es la empresa, ni el equipo, ni siquiera los directores. Son elementos exclusivamente personales que se pueden trabajar y superar para lograr convertirse en ese líder que uno siempre quiso ser. No, espere, no estamos hablando de ser Mandela, o Ghandi, o San Martín, sino todo lo contrario: estamos hablando de ser el mejor líder que uno mismo puede ser.

El coaching empresarial, una herramienta que abre puertas

El coaching es una práctica profesional basada en conversaciones entre un coachee y su coach, es decir, entre una persona que se propone superar sus límites y otra que está allí para ayudarlo. Un intercambio permite desarrollar el potencial del coachee en función de su proyecto, lo cual implica identificar cuál es ese proyecto para dar un primer paso fundamental. El siguiente escalón aborda el diseño personal de un plan de acción, descubriendo los recursos con los que se cuenta e incorporando las herramientas necesarias para tender puentes entre la situación actual y la situación deseada. Semana tras semana se reflexiona sobre los resultados y se plantean nuevos objetivos en un proceso que se construye específicamente para cada persona.

Contar con un coach especializado en comunicación y liderazgo permite ayudar a los líderes de la empresa (y a aquellos que se proponen serlo) a potenciar su efectividad personal y mejorar el desempeño grupal, a resolver situaciones conflictivas y a motivar a las personas en contextos de cambio. Es decir, ayuda a superar los límites que cada uno de nosotros tiene empezando a hablar sobre el fracaso para lograr generar conversaciones sobre el éxito.

 

Si tu objetivo es superar tus límites, te podemos ayudar. ¡Escribinos!

 

 

Donde existe el conflicto nace la oportunidad. No, no se trata de una mera frase optimista. Tampoco de palabras motivadoras. Partiendo desde algunas certezas fundamentales podemos afirmar que la naturaleza del conflicto en las organizaciones brinda las mejores oportunidades para consolidar equipos sólidos. Por eso, si cuando hablamos de conflicto se te viene a la cabeza un problema grave, esta nota es para vos.

¿Estás preparado para resolver conflictos?

El conflicto es inevitable, es parte inherente en las relaciones interpersonales y, por lo tanto, parte fundamental de toda organización: nos demuestra cómo y quiénes somos y nos ayudan a encontrar esas similitudes que se hacen más fuertes que nuestras diferencias. Representan un continuo ajuste de la realidad interna y externa tanto a nivel individual como grupal, familiar o laboral. Por esto, en todos los espacios que habitamos fluyen y se desarrollan los acuerdos y las discrepancias, obligándonos a realizar ajustes cada cierto tiempo.

Esos ajustes son los conflictos: una permanente oportunidad de fortalecer los acuerdos reconociendo nuestras diferencias.

Es fundamental comprender que “conflicto” no es lo mismo que “violencia” o “pelea”, sino que es algo del día a día que se sustenta, básicamente, en que somos una compleja suma de biografías compartiendo el tiempo y el espacio. Es decir, compartiendo una cultura determinada, la naturaleza del conflicto supone posiciones, creencias o ideas que son, en primera instancia, excluyentes una de las otras. ¿Cómo podemos convivir con nuestras diferencias?

Decíamos que donde existe el conflicto nace la oportunidad. Las situaciones conflictivas piden a gritos que interceda alguien que pueda resolverlas, alguien que pueda “unir las partes” que se enfrentan. Allí es donde necesitamos las habilidades comunicacionales para construir desde el caos y rubricar la paz donde todo parece enfrentamiento.

Pensemos que todo conflicto se da en un contexto, en una cultura. Ahí tenemos el primer paso: reconocer la cultura organizacional para darle marco al conflicto y aprovechar la oportunidad de trabajar sobre ellos porque superar juntos un conflicto nos fortalece como grupo.

Estas son las cinco tareas fundamentales a realizar si queremos potenciar las habilidades de comunicación para resolver conflictos:

1 – Entrenar para desarrollar habilidades de negociación y de resolución de problemas.

2- Aceptar el conflicto como parte de toda relación grupal, comprendiendo que las diferencias son una parte importante;

3- Comprender el conflicto en el marco de la cultura organizacional;

4- Animarse a poner a prueba nuestra capacidad de mediación en los conflictos laborales y también de la vida cotidiana;

5- Absorber la tensión del grupo mostrando una actitud positiva, sin realizar juicios ni acusaciones sino enfocando la energía en fundar nuevos puntos de encuentro.

Entrenarnos para la resolución de conflictos es, además, la mejor medida preventiva para disminuir su impacto negativo y aprovecharlos como oportunidad. Nos ayuda a trabajar en función de la identificación de las distintas miradas que conviven en nuestra cultura organizacional, y así colaboramos con crear lazos interpersonales fuertes y duraderos que influyen directamente en el funcionamiento de toda la organización.

¿Estás listo para empezar a entrenar tus habilidades de comunicación para resolver conflictos?

¡Escribinos!

febrero 10, 2016

/

Por: abcom

/

Tags: buenas prácticas, Comunicación Interna, facility

/

Categorías: Casos

Estamos muy orgullosos de comunicarles que Artear. empresa del Grupo Clarín, eligió a nuestra consultora para acompañarlos en el desarrollo estratégico de su Programa de Buenas Prácticas.

AB Comunicaciones. brindará su know how en facility management communications (FMC). Para hacer de Artear un mejor lugar de trabajo, desarrollando las mejores prácticas del mercado en términos de comunicación y convivencia.

Artear es una compañía argentina líder en la producción de contenidos y emisión de diversas señales de televisión tanto abierta como de cable.

Conocé más

TOTAL eligió AB Comunicaciones para su comunicación interna, Acción con Clientes: ¿Qué brindamos?

 …

¿Por qué Google, Disney o Coca-Cola son líderes indiscutibles del mercado en sus respectivos rubros? Porque tienen colaboradores que se identifican con sus marcas.

La calidad del equipo humano lo es todo. Por eso, para ser los mejores del mercado necesitamos equipos de trabajo integrados, creativos, productivos, y por sobre todo, que sean embajadores de nuestra marca.

¿Es necesario?

¡Por supuesto! Los públicos internos de la organización son los principales voceros de una marca-empresa. Son los representantes de tu marca frente a la comunidad.

A partir de la llegada de internet y las redes sociales, los empleados de la compañía son los voceros más importantes y los que cuentan con mayor credibilidad. Gracias a los valores que se reflejan en su equipo de colaboradores la empresa los transmite a la comunidad, amplificando el efecto en las interacciones diarias en las redes sociales.

Los miembros de la organización pueden elevar el valor de marca e incrementar la imagen positiva que forma un vínculo con la sociedad en general. O pueden ser los principales saboteadores de los esfuerzos de la dirección.

¿Por qué embajadores?

Convertir a tus colaboradores en embajadores de marca te permitirá:

  • Incrementar el valor y el prestigio de tu marca.
  • Contar con una ventaja competitiva a la hora de atraer y retener talentos.
  • Desarrollar una cultura de alto desempeño en tu organización.

¿Por dónde puedo empezar? Embajadores de marca en 3 pasos:

1- Conocé la percepción del staff de la compañía. Eso te permitirá trazar estrategias de gestión en CI que promuevan el engagement y la motivación, para convertir a tus colaboradores en verdaderos embajadores de marca.

2- Gestioná tu cultura y tu imagen de marca interna. Para que tus colaboradores sean embajadores de marca es importante que se identifiquen con la empresa y que se conecten emocionalmente con la marca. Para ello, es imprescindible gestionar la cultura organizacional, la imagen de marca interna, y contar con el compromiso del management y de los altos directivos.

3- ¡Llamanos! Si querés conocer nuestras soluciones para convertir a tus colaboradores en embajadores de tu marca, no dudes en contactarnos….