fbpx

Posts Tagged
‘comunicación 2.0’

Home / comunicación 2.0

 

En los últimos años, Internet ha introducido cambios inimaginables en la sociedad. En el caso de las organizaciones, se ha generado una nueva realidad, se trata de un contexto cargado de nuevas prácticas sociales, nuevos modos de interacción.

Hace tiempo el coworking viene marcando tendencia. Esta idea de trabajo colaborativo, de co-creación, que los trabajadores compartan sus conocimientos, sus ideas, participen en conversaciones, promueve la fidelización de los mismos con la cultura organizacional de cada compañía.  Estos espacios colaborativos propician puestas en común, diferentes puntos de vista que enriquecen a las organizaciones. Así también, se construyen relaciones interpersonales basadas en el beneficio general de la organización.

Para facilitar estas nuevas formas de trabajar, a nivel comunicacional tenemos las redes sociales internas. Estas plataformas vienen a romper barreras como la distancia geográfica, la complejidad de agendas y el trabajo en silos dentro de la empresa. Cuando se implementan correctamente, se puede lograr el salto cultural hacia el nuevo paradigma de trabajo colaborativo, al tiempo que se obtiene una comunicación directa y en tiempo real entre todos los colaboradores.

Las redes sociales internas permiten potenciar el trabajo en equipo. ¿Cómo es eso? Al utilizarlas se puede compartir conocimiento, optimizar el tiempo y la comunicación entre nuestros colaboradores y, de esta manera, provocar una mejora en la comunicación interna.

A continuación te señalamos algunas de las ventajas que le traerá a tu compañía la implementación de redes sociales internas para el coworking:

  • Fomenta la innovación y la creatividad.
  • La información compartida facilita la formación y el desarrollo profesional.
  • Mayor influencia y cercanía con nuestros equipos.
  • Potencia el sentido de pertenencia de nuestros colaboradores.
  • Nos ayuda a transmitir los valores, toda nuestra cultura organizacional.
  • Permite generar un liderazgo compartido.

 

Es importante tener en cuenta que, para obtener buenos resultados, es necesario planificar una estrategia de implementación, seguimiento y evaluación para esta iniciativa. ¿Tu compañía está lista para comenzar a utilizar redes sociales internas? En AB Comunicaciones podemos ayudarte a utilizarlas y sacarles provecho, contactanos!   

 

La alta penetración de smartphones en el mercado laboral ya no es novedad para nadie. De hecho, los estudios más recientes en materia de conectividad móvil para la Región, indican que alrededor de un 50% de los usuarios corporativos de telefonía celular disponen de terminales inteligentes, y más del 65% los utiliza para mantenerse conectado a internet. Pero más allá de la tecnología, el nuevo escenario social en nos plantea e instala la necesidad de estar conectados siempre, en cualquier lugar y en todo momento. Atrás están quedando los años dorados de las intranets, y lo que empieza a imponerse es el uso de aplicaciones móviles para mantener una comunicación más inmediata, directa y transversal con los colaboradores.

En esta línea, y de acuerdo al último reporte sobre la materia de Harvard Business Review, “The Digital Transformation of Business”, cuatro de cada 10 compañías están entiendo como crítico para su estructura organizacional el paradigma móvil. Y es que el acceso a la información y la colaboración en tiempo real (y desde cualquier lugar en que se encuentre un colaborador), es ya una cuestión de estrategia de negocio que contribuye a la optimización del tiempo, y a la capacidad de alcanzar mejores resultados con menores esfuerzos.

Los datos del estudio son precisos al indicar que la estrategia de comunicación móvil de una compañía mejora en un 64% el acceso a la información, elevando en un 53% el nivel de productividad de los colaboradores, y en un 34% la colaboración  entre equipos. En otras palabras, las aplicaciones móviles de comunicación interna generan un mayor engagement de los empleados con la compañía y entre ellos mismos.

En nuestra experiencia implementando soluciones de comunicación interna en canales móviles, encontramos que los desafíos de cambio cultural en las organizaciones para la adopción temprana de estas iniciativas, pueden gestionarse con éxito en el corto y mediano plazo. Y esto se debe principalmente a que el mapa de colaboradores, está configurado cada vez más por nativos digitales y a que el acceso a nuevas herramientas de comunicación como las redes sociales ya es parte de una práctica que trasciende las generaciones.  En consecuencia, la máxima barrera que debemos cruzar es la que del  sentido sobre el uso de las aplicaciones móviles. El éxito estará puesto en la capacidad organizacional de crear contenidos y espacios de alto valor para sus colaboradores, compartiendo y fomentando el flujo de  información relevante y de interés, haciendo más fácil el trabajo de los empleados.

Hoy, lanzar una aplicación móvil para potenciar la comunicación interna de la compañía no es un lujo. Es una necesidad latente que tarde o temprano deberemos abordar para ganar eficiencia organizacional.

 …

La comunicación interna en las organizaciones se enfrenta a nuevos retos, en especial relacionados con la aparición de dispositivos móviles y herramientas como las redes sociales corporativas. Los colaboradores no están ajenos a estos cambios: las nuevas generaciones se incorporan al mercado laboral, la generación Y comienza a ganar espacios gerenciales, y la mayoría de las personas son usuarios activos de una o varias redes sociales.

Si hoy en día para todos nosotros es habitual lanzar un tuit o publicar un post en Facebook, ¿por qué no utilizar las redes sociales como herramientas de mejora en la comunicación interna de las empresas? La respuesta a esta pregunta se encuentra en ciertos preconceptos que circulan en puestos gerenciales. Por eso analizaremos los 3 mitos que impiden la incorporación de redes sociales al interior de las empresas.

Mito N°1: las redes sociales internas no sirven para nada

Verdad: Una red social corporativa bien diseñada e implementada multiplica exponencialmente el nivel de productividad. Sólo estableciendo una comunicación fluida entres las diferentes áreas de una empresa se logra:

  • Mejorar el acceso a la información por parte de los empleados.
  • Incrementar significativamente la eficiencia en la coordinación de los proyectos.
  • Eliminar la duplicidad de esfuerzos.
  • Acelerar la expansión del know-how generado en la compañía.

Por supuesto que para alcanzar estos resultados hay que planificar, implementar y dar seguimiento al proyecto de forma estratégica y siempre contando con el apoyo de los máximos dirigentes de la empresa.

Mito N°2: la implementación de una red social tiene un alto costo

Verdad: Las redes sociales internas pueden implementarse sin invertir un solo centavo. Sólo se necesita disponer de una buena conexión a internet. Las redes sociales corporativas cuentan con interfaces amigables, similares a las de otras plataformas que tienen millones de usuarios activos en todo el mundo, por lo que no hace falta invertir en capacitación.

Tampoco la instalación es costosa. Algunas plataformas como Yammer de Microsoft, cuentan con una versión gratuita que incluye todas las funciones y que cumple con los requisitos de seguridad necesarios para las compañías de hoy.

Mito N°3: Al tener acceso a una red social corporativa los empleados trabajan menos

Verdad: Tras la puesta en marcha de una plataforma que potencia la comunicación interna se alcanzan los objetivos más rápido y de forma más eficiente. Las redes sociales internas:

  • Permiten una comunicación en tiempo real, fluida y espontánea.
  • Fomentan la colaboración y la participación entre los empleados.
  • Colaboran con la gestión del conocimiento.
  • Ayudan a cohesionar los equipos de trabajo, en especial si están en lugares geográficamente distantes.

Probablemente, el mayor obstáculo para la puesta en marcha de una red social corporativa no tenga que ver con ninguna de estas cuestiones, sino con el temor al cambio. Entonces ¿por qué no implementar ordenadamente un canal de comunicación que tus colaboradores ya utilizan en su cotidianidad?

Si te gustó esta nota podés compartirla en tus redes sociales. Y en los comentarios podés contarnos qué pensás sobre las redes sociales corporativas ¿Creés que pueden ayudarte a alcanzar los objetivos de negocio de tu empresa?…

Más que una tendencia en comunicación interna, las herramientas sociales corporativas son hoy una realidad en América Latina.  Con Yammer a la cabeza y Social Cast siguiéndola de cerca (próximamente también estará facebook@work), las organizaciones están depositando en ellas grandes esperanzas al tiempo que luchan con la frustración de los bajos niveles de uso que registran las plataformas. En consecuencia, en este post vamos a compartir algunas iniciativas que pueden ayudarnos a superar la inevitable conclusión de que “nadie usa la plataforma social de la compañía”.

Ustedes dirán, aunque creo que nos es importante pararnos hoy sobre el “qué” implica la adopción interna de una herramienta  social. Como todos sabemos, el trasfondo conlleva un cambio cultural profundo sobre el modo y los medios en que nos comunicamos internamente en la organización. Entonces, vamos a detenernos en el “cómo” para ver algunas iniciativas útiles que pueden hacer que nuestra red social interna comience a dar los primeros pasos.

Trabajá en lo social: algunos más y otros menos, pero todos estamos familiarizados con el uso de las redes sociales como un espacio para saber (a veces demasiado) “qué es de la vida de…”. Y es que por alguna extraña razón, a las personas nos gusta mostrarnos públicamente, y nos gusta aún más ver lo que otros muestran. Sin embargo, en el marco organizacional, mostrarse no siempre está  bien visto. Y aquí es donde entra lo social como herramienta para la desinhibición. Publicar fotos de los equipos del mes, organizar concursos de fotos en vacaciones, tiempo libre, valores o cualquier otra iniciativa, contribuye a generar un alto tráfico de colaboradores por la red interna y fomenta la participación activa de la gente en la plataforma. En otras palabras, cuando estamos empezando a instalar el uso de nuestra herramienta, lo social prima por sobre lo corporativo.

Hacete fan del hashtagging: ok, no sé si existe este gerundio, pero el caso es que utilizar hashtags (dícese del símbolo # que precede a una palabra clave) nos permite incentivar conversaciones bajo un tópico concreto y tener organizada la información bajo etiquetas. La clave está en tener previamente definidas una serie de hashtags uniformes que fomenten la participación de nuestros colaboradores en categorías previamente definidas. Algunos de los más frecuentes son #comunicacióninterna, #beneficios, #innovación, y #concurso. Por supuesto, con el tiempo serán los propios colaboradores quienes nombren las conversaciones, pero para arrancar es necesario tener una lista mínima de hashtags definidos con su nombre y la descripción de la información que se puede presentar bajo el mismo.

Armá tu red interna de community managers: básico. No es posible alimentar una red social si sólo depende de una persona o un área de la organización. La mejor alternativa es convocar a un representante de cada área e involucrarlo activamente en el proyecto. Para esto es muy recomendable tener lista una agenda de actualizaciones de estado, frecuencia de publicación, y hashtags posibles que los ayude a optimizar el tiempo de uso de la plataforma, porque como sabemos, ser el community manager del área es una tarea más que se suma a las propias del rol. Para garantizar el éxito de esta red, es importante que la gente que asuma la responsabilidad lo haga por voluntad propia y no como una tarea impuesta.

Abrí espacios de diálogo con líderes y expertos: esta es una de las claves del éxito de nuestro proyecto social. El involucramiento de los líderes y los expertos de la organización es central para que nuestros colaboradores se sientan tentados a participar del espacio. Incorporar espacios de preguntas y respuestas, micro-charlas con expertos de la organización o cualquier otra iniciativa, ayuda a que los colaboradores le den relevancia al canal.  Y son los líderes organizacionales quienes tienen que comenzar con el ejemplo, poniendo la herramienta al servicio del negocio. Dicho de otro modo, estos espacios buscan equilibrar la balanza entre lo social y lo corporativo, al tiempo que contribuyen a institucionalizar el espacio como herramienta de comunicación del negocio.

Hacelo móvil: que los dispositivos móviles se han convertido en una extensión de nuestro cuerpo no es novedad. De hecho, la tendencia es a consumir cada vez mayor cantidad de información mediante ellos. ¿Cuándo fue la última vez que visitaste una red social desde tu Smartphone o Tablet? Aja, si no pasaron más de 20 minutos, podés estar tranquilo que perteneces al clan de los mortales. Aprovechar las extensiones móviles de las plataformas sociales internas es la mejor manera de ayudar a la adopción de las mismas. Incluso, lo más probables es que la mayoría de tus colaboradores con smartphones accedan a ella desde sus propios dispositivos, y no desde su pc/laptop corporativa. En un día ordinario de trabajo, la mayoría de las personas están concentradas la mayor parte del tiempo en reuniones o llevando adelante sus proyectos. En cuanto disponen de un minuto, lo primero que hacen es ver su celular y chequear sus perfiles personales. Es aquí donde tu red social interna tiene una oportunidad de obtener tráfico. Puede ser en el almuerzo, en la ida o vuelta al trabajo, o en un momento de inspiración divina. Lo importante es que si la plataforma es móvil, siempre habrá un espacio de tiempo en que tus colaboradores entren para ver qué pasa, e incluso, puede que participen de la construcción de contenidos.

Por supuesto, la idea de fondo de las redes sociales internas es que contribuyan a generar una comunicación más fluida  entre los colaboradores, fomenten la innovación, el surgimiento de ideas, y el intercambio eficiente de información a través de toda la organización. Y sin duda, alcanzar este objetivo nos permitirá maximizar la relación costo/beneficio de la herramienta. Aunque esta es una batalla que no podremos ganar en el corto plazo.

Y ustedes ¿qué experiencia tienen con el uso de redes sociales internas?¿Qué estrategias están implementando para elevar el nivel de uso e internalización de ellas?…

La cartelera es el medio de comunicación interna más común y utilizada en cualquier compañía. Es un canal efectivo y de gran llegada, siempre y cuando esté ubicada en un lugar estratégico: concurrido por los empleados y de fácil acceso visual. La forma de utilizarla correctamente es realizar una actualización periódica de la información publicada en la cartelera; si esta herramienta no renueva constantemente la información que brinda, se vuelve un canal obsoleto y pierde su eficacia.

Ahora bien, una vez terminado ese primer párrafo introductorio casi de manual de secundaria, pongámonos por un minuto en abogados del diablo y analicemos: ¿La cartelera es realmente la herramienta de comunicación más eficaz para los empleados de mí empresa? ¿No será este un canal ya obsoleto en el siglo XXI y el auge del entorno digital?

En la actualidad la venta de diarios ha caído marcadamente, la gente prefiere leer las noticias en internet. La información es más dinámica, los medios audiovisuales adquirieron una relevancia enorme y todo indica que este es el camino que seguiremos recorriendo como sociedad. Esta tendencia hacia lo digital y lo audiovisual también llegó obviamente hace rato a la comunicación interna y hoy en día muchas empresas han reemplazado las carteleras por monitores: las noticias para los empleados ahora se muestran en pantallas, en animaciones con texto, imágenes e inclusive música. Nos olvidamos de imprimir en papel (¡punto a favor en sustentabilidad!) y podemos ofrecer un canal de comunicación más llamativo y a tono con los tiempos que corren.

Si bien esta opción parece ser más atractiva y aggiornada, también tiene sus contras. En primera instancia esta herramienta parece más costosa y compleja que la tradicional cartelera. Es una inversión que una empresa tiene que realizar con conciencia y entender que probablemente rinda sus frutos en un mediano o largo plazo. A su vez, no está de más decir que no sólo se necesita de la tecnología (computadoras, monitores, etc.) para desarrollarla sino también del personal idóneo para manejarlo y actualizarlo.

Entonces, ¿cartelera o pantallas? Es seguro que no hay una respuesta válida para todos los casos. Cada empresa es un mundo, y un canal de comunicación eficiente para una compañía puede tranquilamente no serlo para otra. Quizás para una compañía tradicionalista, con trabajadores de mayor edad acostumbrados toda su vida a tomarse un café en el pasillo en sus 5 minutos de descanso y voltear su cabeza para leer la cartelera cada día o cada semana, un monitor no sea un cambio necesario ni una herramienta de mayor impacto.

Simplemente, es bueno saber que cada día tenemos más elementos a nuestra disposición para implementar y mejorar los canales de comunicación y de intercambio con nuestros empleados. Lo importante siempre es tratar de hacer un análisis y una investigación sobre las costumbres, actitudes e intereses de la gente para poder decidir cuál herramienta es la que se adecúa más a las necesidades de mi empresa.

 …

La evolución de las tecnologías y el desarrollo del entorno digital, entre otros factores, ha incrementado el número de conexiones entre los diferentes grupos de interés que conforman la reputación de nuestras empresas e instituciones.

Cada vez más , los usuarios interactúan con las empresas exigiendo contenido personalizado y cierto grado de utilidad en lo que el proveedor tiene para ofrecer en cuanto a contenido. Un desarrollo visual atractivo y una presencia online continua e útil, parecen ser premisas ineludibles para los tiempos que corren.

El mundo cambia, evoluciona y las empresas deben  transformarse y adaptar sus estructuras y funcionamiento a esta nueva realidad. La internacionalización de sus productos y servicios, y el conocimiento de la realidad multicultural y de un entorno cada vez mas orientado a lo digital implican urgentes cambios organizativos.

En este sentido, y teniendo en cuenta que en 2015 el contenido web leído desde dispositivos móviles asciende al 80%, las empresas deberán prestar especial atención a su gestión y posicionamiento en redes sociales, al desarrollo de sus sitios web y a la experiencia de usuario. Todos factores claves para el éxito de una estrategia a la largo plazo.

Estos nuevos escenarios no sólo imponen repensar la estrategia de comunicación, si no también la incorporación de ciertas prácticas profesionales como el comunnity management, el responsive design y las estrategias de marketing online.

Lo realidad digital parece haber llegado para quedarse, y debe ser una parte constitutiva del plan de acción comunicacional para garantizar su perdurabilidad y éxito….

En los últimos años muchas organizaciones han invertido tiempo y recursos en el desarrollo de su intranet corporativa con características sociales. Sin embargo, cuando se enfrentan a la medición de resultados, hay un importante gap entre los objetivos propuestos y los indicadores relevados. Entre los datos más trascendentes que arroja el mercado, más del 60% de los colaboradores utiliza la intranet para descargar formularios, o bajarse una plantilla de PowerPoint, y gestionar trámites relativos a recursos humanos. En este escenario, el uso de la herramienta como plataforma estratégica de comunicación interna es cuanto menos anecdótico.

¿Por qué sucede esto? A priori por las tres mismas razones que hace 10 años atrás. No hay quién actualice la información, lo que se publica no tiene relevancia estratégica para los colaboradores, y finalmente, existe un profundo pero no reconocido convencimiento de que los empleados no utilizan la herramienta como plataforma de comunicación interna. Entonces ¿cómo pueden ayudarnos los blogs internos a dar el próximo paso hacia una intranet social?

La primera pregunta que podemos hacernos es ¿qué pasaría si democratizamos la comunicación interna entregando a todas las áreas de la organización la posibilidad de generar sus propios contenidos? ¿Cuánto se enriquecería nuestra comunicación interna si toda la compañía pudiese abrir un diálogo frecuente y transversal a todas las áreas del negocio? ¿En cuánto se incrementaría el nivel de engagement, si los colaboradores pudiesen tener un canal de contacto directo con los líderes organizacionales?

Sí, son muchas preguntas. Por eso les propongo comenzar planteando cinco ventajas del blogging como herramienta estratégica de comunicación interna:

Permite la actualización constante

Al no haber un único emisor responsable por la actualización de la información, se obtiene un flujo constante de información, y se favorece la co-creación de contenidos. Lo único que hay que tener en cuenta es planificar los días de actualización por áreas y personas para evitar caer en una entropía comunicacional.

Fomenta la cultura del diálogo

El blogger quiere recibir comentarios, preguntas, felicitaciones. Esto es una verdad innegable. Y cuando una organización empieza a bloggear, abre una puerta al diálogo (mediatizado, sí) entre sus colaboradores más allá de las distancias y los cargos. Muchos de los CEOs que hoy utilizan el blogging como herramienta de comunicación directa con sus equipos, se toman al menos 1 día por semana para responder personalmente comentarios que hacen sus colaboradores.

Pone a circular información de primera mano

Al darle la posibilidad a las áreas y a nuestros colaboradores de ejercer su derecho y responsabilidad comunicacional, estamos dotando a toda la organización de la capacidad de informar en primera persona, evitando en muchas oportunidades el cascadeo ineficiente de la información.

Comunicación en tiempo real vs la revista o el newsletter

El blogging permite comunicar a tiempo las novedades organizacionales, mejorando los tiempos entre que las cosas suceden, dan vueltas por radio pasillo, y se comunican oficialmente por medio de las revistas institucionales o el newsletter corporativo. Cómo me dijo un colaborador de una gran compañía multinacional “hay que evitar que la comunicación oficial siempre sea post mortem”.

Cultura colaborativa

Una vez que la cultura del blogging y la participación se instalan como parte de la cultura organizacional, las personas se muestran más propensas a cooperar y co-crear. De esta manera, se puede comenzar a innovar e invertir en herramientas colaborativas con la tranquilidad de que el ROI que se obtenga será alto.

Y este post no estaría completo, si no dijese que los primeros que deben comprometerse con cualquier iniciativa de intranet social son los líderes organizacionales, desde el CEO hasta el Supervisor, dando el ejemplo al resto de la compañía. Sin su compromiso, el esfuerzo puede llegar a ser frustrante.

¿Qué otras ventajas creen ustedes que puede proporcionar el blogging interno?…