fbpx

Posts Tagged
‘generación Y’

Home / generación Y

Distinguir las distintas generaciones en el interior de tu empresa es una ventaja competitiva para gestionar el clima interno, fortalecer la integración y mejorar procesos internos. Claro que esto representa un gran desafío en el cual necesitamos poner a funcionar unas cuantas aptitudes:

-Desarrollar la empatía, para poder descifrar las búsquedas, solicitudes, demandas, apreciaciones e intereses de cada una de las generaciones. Y, sobre todo, reconocer qué tipo de liderazgo ejercen y a cuál responden;

-Trabajar en una mirada flexible, que sepa valorar los distintos estilos de trabajo por sus virtudes, y permita realizar aportes sobre las oportunidades de mejora que fortalezcan el ambiente de trabajo;

-Conocer a la gente, caminar la empresa y escuchar las distintas voces para poder pensar nuestra estrategia de comunicación sabiendo con quién(es) estamos hablando.

Vivimos una época muy prolífica en materia de literatura que trata la cuestión de la multigeneracionalidad en las empresas. Tamara Erickson es una de las referentes contemporáneas más destacadas. Uno de los datos que nos brinda nos explica que nuestra manera de ver el mundo se forma entre los 11 y los 14 años, que es cuando desarrollamos las primeras ideas conceptuales: empezamos a pensar cómo es el mundo, qué es lo importante y en quién debemos confiar. Esta idea proviene de la psicología del desarrollo, que señala que cada generación se forma de acuerdo con los eventos que sucedieron cuando eran más jóvenes.  

Sabemos que en las organizaciones de hoy conviven 4 generaciones: tradicionalistas, baby boomers, generación X y generación Y. Sobre estos últimos se está hablando tanto que, en este artículo, te proponemos comenzar el recorrido al revés partiendo de un acuerdo inicial: todas ellas tienen un por qué, y en todas ellas hay talento.

Viejo es el viento y todavía sopla.

El arte de gestionar el talento multigeneracional es un emprendimiento principalmente comunicacional. Y aquí pretendemos detenernos en dos de las palabras que elegimos para esta frase: arte comunicacional.

El desafío multigeneracional no responde a ninguna receta, sino que se vincula más directamente con la pasión por hacer. Si bien existen determinados parámetros para identificar generaciones, no se trata de fórmulas matemáticas exactas.

Un consejo a tener en cuenta es el de ponerse en el lugar de los tradicionalistas y baby boomers que todavía están activos en nuestra empresa, aquellos que siguen ocupando puestos jerárquicos y ven cómo las nuevas generaciones irrumpen el espacio con nuevos modos de hacer y pensar. Es muy importante valorar toda su experiencia y conocimiento, y ayudarlos a romper la barrera de la resistencia al cambio para que puedan ser, todavía, protagonistas de los nuevos modos de hacer de la compañía, que necesariamente se adapta a los tiempos que corren. Por esto, la comunicación es el arte de unir las partes, las miradas. Las personas.

Para eso, existen estrategias que posibilitan compartir experiencias y sumar aprendizajes mutuos, posicionando al experimentado en un rol protagonista del cambio y al aprendiz, en un espacio que le proporciona herramientas y le permite construir su crecimiento. Una de ellas es el mentoring, donde el experimentado acompaña al joven en un marco de colaboración y confianza que podemos trabajar desde la gestión de la Comunicación Interna. Además, el desarrollo de workshops de sensibilización en comunicación y engagement multigeneracional son cada vez más requeridos y aprovechados por las organizaciones.

Recordá:

No te enojes. A veces el otro no te entiende. Lo explicaste mil veces, pero no lo ve. No es tonto. No es malo. No es indiferente. Es otro.

 

En AB desarrollamos estrategias de CI y cambio cultural desde hace 15 años.

¿Cómo se vive en tu empresa el desafío CI: Multigeneracionalidad?

¡Sigamos conversando!…

septiembre 10, 2014

/

Por: abcom

/

Tags: Comunicación Interna, generación Y, Liderazgo, recursos humanos

/

Categorías: Recomendados

¿Quién tenemos delante cuando presentamos? Ese es el «quid» de la cuestión. Cuando armamos nuestras presentaciones tenemos que pensar primero en la audiencia. Esa es la simple receta del éxito.

¿El público siempre tiene la razón?

Sí. Rotundo y sin medias tintas.

Cada participante de la audiencia debería sentir que la presentación fue hecha para él.  Por eso, no cometamos el error de utilizar una misma PPT para distintos públicos. No es lo mismo presentar resultados ante el Directorio de la empresa, que ante todos los colaboradores de la organización.

Van algunos tips para que puedas adaptar y armar una comunicación en público exitosa en función de tus destinatarios:

▪          Presentaciones de negocio

-Utilizá los colores y tipografía aprobado por la organización a la cual harás tu presentación.  Si cuentan con un patrón de diapositiva utilizalo.

-Averiguá información de la empresa, hoy es sencillo acceder a ella.

-Cuidá tu vestimenta. Traje formal de negocios: para los hombres, traje y corbata, para las mujeres, trajes chaqueta, con falda o vestido y zapatos cerrados, nada de sandalias.  Vestimenta causal de negocios: Para los hombres, camisas de vestir con cuello sin corbata, con o sin  chaqueta, pantalones elegantes  cinturón de cuero y zapato cerrado, para las mujeres traje pantalón y zapato cerrado.  Si perteneces a una empresa que utiliza uniforme, cuidá que éste se encuentre en impecable estado y sea el aprobado por la organización.

-Si hicieras referencia a proyectos realizados en otras organizaciones, asegurate de no presentar información confidencial.  La organización que participa de tu presentación puede sentir que también se difundirá información confidencial de ellos, si trabajan con vos.

▪          Equipo de trabajo

-Utilizá el patrón de diapositiva aprobado por tu organización, en algunos casos cada área o proyecto tiene su propio patrón.

-El espíritu de la presentación es más relajado que una presentación profesional, de todos modos tené en cuenta tu imagen y el vocabulario que utilices.

-Agradecé a quienes te suministraron información que estés utilizando en la presentación.

-En todos los casos, si utilizás cuadros o gráficos, deben tener una referencia que sea clara para todos los participantes.

▪          Corporativas, regionales, internacionales

-Asegúrate utilizar el patrón de diapositivas aprobado por la organización.

-Siempre que utilices un video, recordá verificar que el contenido no sea mal recepcionado por los participantes que pertenecen a otras culturas.  Es importante que esté traducido al idioma de los asistentes.

-Sé cuidadoso con tu vocabulario y dicción, si tenés que hablar en otro idioma que no fuera tu idioma nativo.

-Evitá utilizar palabras que puedan prestarse a confusión.  En varios países de habla hispana un objeto no se nombra de la misma manera; por ejemplo manteca, mantequilla, grasa.

▪          Generación “Y”

-Las imágenes seleccionadas tienen que ser originales y llamar la atención.

-Sintética y dinámica.

-Es ideal que se estimulen la mayor cantidad de sentidos posibles.

Claves del éxito de los grandes oradores

Hagan el ejercicio el pensar en el mejor presentador que hayan visto hablar en público. Profesor, colega, jefe, directivo, personaje público. ¿Qué tienen todos ellos en común? Cuando armaban su presentación pensaron primero en nosotros, antes que en sí mismos. Nos dijeron cosas interesantes que queríamos escuchar, nos parecían interesantes y nos aportaban valor.

Un claro ejemplo de presentación exitosa que invito a todos puedan ver y analizar en detalle es el discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford. La conexión que genera con  la audiencia, a través de las historias que narra centrándose en los intereses de los graduados es notable. El sentimiento con el cual impregna cada una de sus palabras. Les dejo el link  de esta presentación que perdurará en el tiempo, https://www.youtube.com/watch?v=haLr63GA3r4,  porque cumple con las claves que hacen la diferencia en las presentaciones:

▪          Transmitir seguridad y confianza.steve-jobs

▪          Conocer el tema de la presentación en profundidad.

▪          Dar contenido y estructura a la presentación.

▪          Practicar y controlar los tiempos.

▪          Interactuar con la audiencia.

▪          Decir cosas importantes y comprensibles para la audiencia.

▪          Cuidar y aprovechar la comunicación no verbal.

▪          Poner emoción.

▪          Ser UNO MISMO.

 

Si te gustó, podés compartir este post en tus redes sociales….

En los últimos años hemos tenido la oportunidad de participar en una vasta cantidad de proyectos de cambio cultural en distintas organizaciones. Algunas de ellas con realidades más complejas que otras, aunque todas con una verdadera voluntad de transformación. Sin embargo, cerca del 40% de ellas no logran superar sus propias limitaciones.

Desde nuestra experiencia estratégica en comunicación interna en procesos de cambio, queremos compartir los principales issues con los que nos hemos encontrado.

1 – Comunicación ineficiente de la visión: sin duda es la causa principal de que las mejores intenciones terminen en proyectos truncos. La visión del cambio, su por qué, el aporte que hará a la compañía es uno de los principales ejes de comunicación de cualquier proceso de cambio cultural. Sin embargo, es a lo que menos tiempo se le dedica, cuando en realidad es el primer mensaje clave a internalizar por todos los colaboradores. La visión no puede morir en un evento, un poster, un banner o en algún PowerPoint que fue visto sólo en el evento de lanzamiento del proyecto. Comunicar la visión del cambio es uno de los componentes estratégicos que deberá atravesar todo el plan de comunicación interna, desde su inicio hasta su fin.

2 – Incomprensión de la convivencia generacional: por esas cosas de la vida corporativa, los líderes del cambio buscan siempre hacer algo disruptivo, innovador, nunca visto. Pero hoy más que nunca, la convivencia generacional es un factor clave que afecta a cualquier proceso de cambio. Conocer y comprender los horizontes de expectativas y la matriz de pensamiento de las distintas generaciones es crucial para el cambio. Ciertamente los “millenians” serán los líderes de los próximos 5/10 años, pero deberán hacer convivir su liderazgo con baby boomers, X, y los futuros Z que se incorporarán al mercado laboral. Construir el mapa de públicos dinámicos es un desafío necesario, apasionante, y fundamentalmente esencial para vehiculizar la comunicación del cambio.

3 – Mensajes clave, en clave: parece trabalenguas pero no lo es. Muchas veces los líderes del cambio tienen muy claro cuáles son los mensajes clave del proyecto. Sin embargo, olvidan la importancia estratégica que tiene anclar cada uno de ellos en todas las instancias de comunicación del proyecto de cambio. De esta manera el Plan Estratégico de Comunicación Interna abandona la estrategia para abrazar la táctica. Una táctica que mucha veces por superficial olvida que internalizar un cambio requiere de la reiteración, la claridad, y el compromiso con los mensajes clave de la compañía.

4 – Liderar el cambio sin líderes: no es novedad que un proyecto de cambio cultural comienza por el CEO y su equipo de directores. Lo que parece no estar tan claro es que no puede terminar allí, en la mesa chica. Muchas compañías olvidan la importancia que tienen los liderazgos de la base de la pirámide. Esos líderes que conviven día a día en el terreno donde se da la operación. En general, se busca sólo el apoyo de mandos medios, y esto es claramente un error. Cualquier proyecto de cambio cultural debe encontrar líderes comunicacionales en las bases. Ellos serán los principales agentes de cambio, ahí donde muchas veces el descreimiento y el cinismo gana la batalla.

5 – Ser contradictorio entre lo que se dice y lo que se hace: parece una obviedad, pero es uno de los errores más frecuentes en los procesos de cambio. Cualquier Plan Estratégico de Comunicación Interna para el cambio debe contener, entre sus tácticas, acciones destinadas a fomentar comportamientos y conductas acordes con el cambio en toda la organización. El equipo directivo de la compañía debe ser el primer agente comprometido con la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. En otras palabras, predicar con el ejemplo.

Si te gustó compartilo en tus redes sociales. ¡Buena semana!…