La comunicación da sentido a lo que nos rodea. Y es una práctica transformadora, porque al nombrar distinto generamos un cambio de perspectiva que nos lleva a modos de hacer diferentes, a percibir y comprender a los demás y a nosotros mismos desde una nueva óptica.

Si bien la comunicación implica mucho más que palabras, está atravesada principalmente por el lenguaje. Por eso buscamos reconocer cómo se define a la mujer en las empresas, qué conceptos se asocian con ella y qué conceptos se asocian al hombre empresario.

Algunos datos:

  • Menos del 5% de las compañías están lideradas por ejecutivas (estudio Mejores en Imagen de la Red de Diversidad e Integración de IDEA).
  • La cantidad de mujeres dentro de las organizaciones disminuye a medida que se crece en jerarquía: en la Argentina, sólo el 6% de los Gerentes Generales son mujeres (relevamiento de la consultora Mercer).
  • En el cargo de Gerente General, los hombres cobran el 12% más que las mujeres (relevamiento de Mercer).  

Esos son los números, ¿y los sentidos?

  • Al hombre en general se lo asocia con decisiones, CEO, gerente o jefe, fútbol y tiempo libre con amigos; y a la mujer, con secretaria, asistente, prolijidad, eficiencia, café, madre trabajadora y multitasking.
  • Para el día de la secretaria (no hay día del secretario) se regalan sesiones de spa o manicuría.
  • Para el día de la madre se envían saludos de color rosa donde se las felicita por desempeñar varios roles al mismo tiempo. ¿Pasa lo mismo el día del padre? ¿Se nos ocurriría felicitar a los hombres por ocuparse de sus hijos y de su trabajo?

Se trata de igualar. De empoderar. De generar espacios y conversaciones que abran oportunidades. No tiene que ver con cambiar los deseos, si no con pensar que existen otras posibilidades. Que ser mujer puede ser pintarse las uñas y cuidar a los hijos. Pero que puede ser mucho más. Y que además los roles de madre o secretaria pueden ser ejercidos por otros géneros.

Empecemos por cambiar las palabras, los significados, los sentidos y las percepciones. Lideremos nuevos paradigmas de género para liberarnos de los estereotipos.  Desde ABCOM proponemos pensar juntos qué tan diversos e inclusivos somos en nuestras organizaciones y trabajar para serlo cada vez más.