Los principales socios en la construcción de una marca empleadora son sus colaboradores, ex colaboradores y candidatos. Lo que ellos compartan con otros acerca de sus experiencias en y con la organización es clave para imagen pública de la ella en el mercado laboral. Desde el proceso de selección hasta una eventual salida, son bajo cualquier circunstancia un elemento que configura la experiencia de marca y la reputación como empleador de la compañía. El desafío es transformar en embajadores a todas las personas que colaboran o colaboraron con ella.

Es que una buena marca empleadora no sólo persigue captar y retener al mejor talento. También busca influenciar la reputación general de la empresa, en los clientes,  y las comunidades en las que opera.

La necesidad de construir una marca empleadora surge en un contexto social en donde el emprendedorismo crece, el talento es cada vez más escaso y los jóvenes profesionales utilizan las corporaciones como medio para aprender y rotar cada año o dos en busca de nuevos desafíos, experiencias y aprendizajes.

Una marca empleadora se construye con una propuesta de valor para el empleado, volviendo a la compañía un lugar atractivo para trabajar, ofreciendo beneficios tangibles e intangibles. En el proceso de construcción de marca empleadora la comunicación es clave, puesto que es tan importante hacer las cosas bien, como saberlas comunicarlas.

Ahora bien, hablemos de una industria a la que se le volvió indispensable la gestión de marca empleadora, la industria del software. Según datos del informe 2016 del Observatorio de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina (CESSI),  9 de cada 10 empresas que requieren talento IT tuvieron dificultad para hallar e incorporar desarrolladores, analistas funcionales y líderes de proyectos. Paradójicamente, ante el crecimiento de dicha industria y la inminente necesidad de colaboradores, pocos son los verdaderos talentos disponibles.

Del espectro de compañías que poseen un área de reclutamiento que convoca candidatos constantemente, el 24% cree que esta situación se genera por la falta de motivación y el 15% porque no encuentran atractivo el puesto ofertado.

Las compañías que logren entender la importancia de la gestión de marca empleadora, apuesten a reinventarse y  sean capaces de adaptarse al código de las nuevas generaciones, serán las que los mejores talentos del mercado elijan.