A lo largo de la historia, se han utilizado diferentes tecnologías para facilitar y/o agilizar procesos del trabajo cotidiano. Es por eso que recomendamos implementar en tu compañía el uso de redes sociales internas. ¿Por qué?  Una estrategia adecuada de redes sociales internas le otorgará un valor agregado a la gestión de la CI, al clima laboral y, en especial, al trabajo cotidiano de los colaboradores. Es decir, estas redes corporativas son un mecanismo de escucha, estimulan la colaboración, la innovación, la comunicación transversal y aumentan la productividad.

Además,  que los colaboradores compartan sus conocimientos, sus ideas, participen en conversaciones, promueve la fidelización de los mismos con la cultura organizacional de cada compañía.  Estos espacios colaborativos propician puestas en común, diferentes puntos de vista que enriquecen a las organizaciones. Así también, se construyen relaciones interpersonales basadas en el beneficio general de la organización.

Yammer, por ejemplo, es la red social empresarial de Microsoft que presenta una innovadora forma de interactuar. Facilita distintas formas de compartir información en el trabajo a partir de una plataforma accesible que permite crear distintos grupos de colaboración.

Esto resulta ideal para agilizar las relaciones en las organizaciones ya que conecta a todos los empleados de la compañía, ya sea para generar equipos de trabajo como para compartir noticias internas, fomentando la unidad de la compañía. Además, también proporciona herramientas de evaluación, un recurso necesario para el proceso de gestión de la CI.

A continuación algunos tips para lanzar Yammer o cualquier red social interna en tu compañía:

  • Define los objetivos y transmíteselos a los colaboradores. Esto también permitirá establecer los indicadores que midan el éxito.  
  • Comparte los beneficios con tus colaboradores. De esta manera, aumentarás la adhesión y aceptación de los miembros de la organización y, además, estaremos más próximos en convertir nuestros colaboradores en fans de la compañía.
  • Involucra a toda la compañía. Es necesario que todas las áreas sean partícipes en esta red para promover una fidelización de nuestra cultura.
  • Elige una plataforma responsive. Esto les permite a los colaboradores acceder desde sus dispositivos móviles a la red en cualquier lugar y  en cualquier momento.  

De todas formas, las redes sociales serán buenas aliadas de nuestra estrategia de CI siempre y cuando tengamos un plan estratégico para su gestión.  Antes de lanzarnos hay que tener en cuenta cuestiones esenciales como por ejemplo, el grado de madurez social de la organización, el respaldo de dicha acción por parte de los directivos o el desarrollo de nuestro propio manual de uso en redes sociales.

En AB Comunicaciones podemos ayudarte a preparar el escenario y elaborar un plan estratégico para garantizar el éxito de implementación de las redes sociales internas en tu compañía. Contactanos!

Deja un comentario