En la actualidad, las organizaciones compiten por ser el mejor lugar para trabajar y la mejor opción para seleccionar talentos. ¿Qué hacer para que tu compañía sea la mejor opción?  La respuesta es trabajar en la Employee Value Proposition. La EVP es la propuesta de valor que le ofrecemos a nuestros actuales y futuros colaboradores.  

Actualmente, cada vez más compañías se encuentran diseñando sus propuestas de valor. Es decir, ese acuerdo con su personal, esa oferta que les plantea a sus colaboradores. En el contexto actual es indispensable que nuestros colaboradores conozcan y pongan en valor la oferta de beneficios y oportunidades que la compañía le da a nivel personal y profesional. En este sentido, es crucial para el éxito gestionar día a día nuestra EVP, ya que las personas tendemos a naturalizar y considerar como derecho adquirido todas las ventajas y condiciones diferenciales que nos ofrecen los distintos espacios de trabajo.

Si bien el salario es la principal fuente de motivación, hoy se valoran otro tipo de beneficios. Algunos de ellos son: flexibilidad laboral, equilibrio entre la vida personal y las demandas de la vida profesional, oportunidades de desarrollo y crecimiento profesional, buen ambiente laboral, entre otros. En estos factores es necesario pensar a la hora de crear nuestra propuesta de valor.

El objetivo por el cual las organizaciones diseñan una propuesta de valor es motivar a sus colaboradores y, a su vez, tener una identidad que las posicione como un lugar atractivo para trabajar. Por tanto, la idea es crear valor en los colaboradores para aumentar el compromiso y la productividad, pero también para captar nuevos talentos.

Para construir una propuesta de valor en tu compañía es necesario prestarle atención a tres ejes fundamentales. En principio, es clave tener una cultura organizacional sólida, identificar los propósitos y la filosofía de la organización para generar valor.  En segundo lugar, es imprescindible conocer la percepción que tienen tus colaboradores respecto de la organización (diagnosticar). Y, en tercer lugar, disponer de un plan de comunicación estratégico y efectivo que permita capitalizar al máximo la EVP como herramienta de retención y atracción de nuevos talentos.

En AB Comunicaciones, contamos con un equipo de especialistas para diseñar propuestas de valor atractivas para tu compañía. Contactanos!