Mientras que jugamos aprendemos y esto no sucede solo cuando somos chicos. ¿A quién no le gusta jugar? El juego nos hace tener una experiencia directa y, en este sentido, ya sea aumentando de nivel o ganando, vamos determinando nuestras acciones y aprendiendo qué camino nos conviene más y cómo llegamos a él. La gamificación, una de las tendencias que  hemos identificado para la comunicación interna de 2017, consiste en aplicar dinámicas o actividades lúdicas consiguiendo mejorar la experiencia de nuestros colaboradores.  

La gamificación en la gestión de la comunicación interna puede ser de gran utilidad tanto para lograr en los colaboradores la interiorización de procesos y procedimientos como para aumentar su motivación y su compromiso.  No obstante, hay ciertas cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de implementar una estrategia de este tipo en nuestra compañía.

En primer lugar, tenemos que determinar si la gamificación es coherente con la cultura de nuestra empresa. De no serlo, su implementación sería una acción sin consonancia con la filosofía corporativa y podría percibirse de tal manera. Para esto, se pueden realizar previamente otras acciones para ir preparando el terreno.

En segundo lugar, debemos establecer el propósito, lo que queremos alcanzar al utilizar la gamificación como herramienta. Si es para gestionar un cambio en la organización, para motivar a nuestros colaboradores, para incrementar el trabajo en equipo, para la inducción de personal, para conocer nuevos procedimientos de trabajo, entre otros.

En tercer lugar, reconocer si nuestro público interno es proclive a las dinámicas de este estilo. No podemos implementar una estrategia de gamificación solo porque sabemos que da buenos resultados. La clave está en que a nuestros colaboradores les guste el juego que vamos a proponerles.

En cuarto lugar, es muy importante que fomentemos la participación y para motivar a nuestros colaboradores es necesario ofrecerles algún tipo de beneficio por ello. En último lugar, debemos establecer previamente cómo mediremos los resultados. Una evaluación de nuestra estrategia es vital para mejorar como organización.

Sólo en este momento, luego de haber determinado todas las cuestiones mencionadas anteriormente, estamos listos para llevar a cabo la propuesta de gamificación en nuestra compañía. Debemos buscar que haya un equilibrio entre lo lúdico y lo corporativo en nuestra estrategia y que, además, manifieste la comunicación de nuestra organización.

En AB Comunicaciones podemos ayudarte a pensar e implementar una estrategia de gamificación acorde a tu compañía. Contactanos!