En tu empresa te toca compartir los resultados de tu gestión, hacer una presentación sobre objetivos o motivar a todo tu personal a partir de una charla grupal. Llega el momento y todas las miradas se posan sobre vos. Sentís que el enorme telón se abrió y te dejó al descubierto, expuesto y desarmado.
Las presentaciones en público son un momento clave en la vida de los personas en las organizaciones. Son esas instancias en las que pareciera que lo que hacemos y lo que sabemos se ponen a prueba y somos observados por un jurado tenaz. Aunque la realidad nos indique que esto no es tan así, aparecen un montón de sensaciones como el miedo, la ansiedad y los nervios, que no nos permiten ver el lado bueno de lo que tenemos que hacer y, mucho menos nos permiten disfrutarlo.
Cuando vemos a los grandes oradores conmoviendo a las masas, o a ese gerente capaz de expresar sus ideas con claridad y convencer a todo el auditorio, nos preguntamos cómo hace. Y la respuesta es muy simple: como todo en la vida, se logra con esfuerzo, práctica y entrenamiento.
Claro está que hay gente que nació con el don del carisma y el histrionismo. Pero el resto de los mortales podemos trabajar en eso para que el momento de hablar en público nos sirva para destacar nuestro trabajo y hacer llegar nuestros mensajes clave.
Partamos de una base primordial: tener una idea y no saber cómo comunicarla, es como no tenerla. Como te contamos en la nota «tres certezas fundamentales para capacitarse en comunicación y liderazgo, las grandes habilidades se pueden aprender si se tiene la convicción de hacerlo.
Si querés convertirte en un gran orador, solo tenemos que trabajar en eso. Para que vayas calentando motores, compartimos algunos tips a tener en cuenta en la fase más importante antes de cada presentación: la planificación de lo que vas a hacer y decir.

1- Estructurar la presentación de modo que cada frase encierre una y solo una idea: la atención del público es un recurso escaso y lo tenemos que aprovechar.
2- Manejar la atención del público generando una estrategia de concordancia entre lo que se comunica vía verbal y lo que se muestra en la presentación power point: si te escuchan, no leen. Si leen, no te escuchan.
3- Identificar los puntos del discurso que merecen más énfasis en la entonación, ensayarlo y ejecutarlo en el momento preciso: tu presentación debe convertirse en algo que valga la pena recordar.
4- Dominar la respiración costo-diafragmática: te permitirá tener el control sobre tus palpitaciones en momentos de nervios.
5- Dominar el propio cuerpo: a través de ejercicios de relajación de hombros y tronco para tener una postura relajada y cómoda, ya que esto transmite igual o más que las palabras.
6- Fomentar la confianza en base a las propias fortalezas y disfrutar el momento.

En AB Comunicaciones acompañamos y fortalecemos las habilidades para realizar presentaciones efectivas de nuestros clientes a través de nuestro taller personalizado.
Si a tu tarea en la empresa querés sumarle un punto más, es muy fácil. Solo tenés que escribirnos haciendo click acá

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"