La Organización Mundial de la Salud (OMS) denomina  «infodemia» a la práctica que consiste en difundir noticias falsas o maliciosas sobre la pandemia y que aumenta el pánico o la angustia en las sociedades.

Dado el contexto de expansión del COVID-19 a nivel mundial, las personas están cumpliendo con el aislamiento sanitario en sus hogares y pasan más tiempo frente a las pantallas con más necesidad informativa y de entretenimiento, lo que conlleva a un incremento en el consumo de noticias e informaciones acerca de la pandemia.

Por su parte, la OMS, denominó “infodemia”, a “un mal generado por la sobreexposición a noticias (sean falsas como verdaderas) sobre la pandemia de coronavirus”. Para la entidad, esta situación puede provocar instancias de estrés, miedo y ocasionar efectos negativos en el combate contra el coronavirus, debido a que se puede derivar en situaciones de colapso de los centros de salud o que se genere desabastecimiento.

En este sentido, los tiempos que corren exigen no sólo de los gobiernos, sino también de las organizaciones, empresas e instituciones acciones y responsabilidades alineadas con sus públicos y comunidades. 

Por su parte, el mundo corporativo está experimentando un cambio de paradigma sin precedentes, que invita a repensar no sólo las formas de trabajar, sino también su forma de comunicarse con sus públicos. 

En este sentido, deben generar comunicaciones que empaticen con la complejidad del contexto actual y la situación de sus colaboradores en particular, fomentando su responsabilidad y estimulando el propio compromiso con sus cuidados y tareas.  

En línea con la “Infodemia” y lo que sugiere la OMS para desalentar esta práctica, es importante que las organizaciones contribuyan en el desarrollo de campañas de concientización para evitar los efectos de la sobre-información en las personas y en la que se advierta acerca de los peligros de la misma y particularmente sobre cómo detectar noticias falsas para estar prevenidos.

Las comunicaciones para concientizar podrían incluir algunos de los siguientes mensajes:

  • Recurrir siempre a fuentes confiables.
  • Estar alerta frente a las fake news.
  • Contrastar la información con otras fuentes y medios de referencia.
  • Evitar compartir contenidos en las redes sociales sin antes haber comprobado la veracidad y calidad de los mismos.
  • Denunciar en cada red social aquellas informaciones falsas.
  • Identificar cuando un artículo es patrocinado.
  • Cuando se trate del COVID-19 informarse a través de los medios de gobiernos e instituciones oficiales.

El contexto más que nunca exige ser responsables a la hora de producir/compartir y consumir información fehaciente. Para asegurarse la veracidad de la información es recomendable acceder a fuentes tales como la OMS que provee información sobre el virus y su contagio con reportes de situación. Y a nivel local, las páginas la Presidencia de la Nación y a los reportes diarios del Ministerio de Salud.

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"
Powered by