La vuelta a una nueva normalidad: ¿Cómo se están preparando las organizaciones para el regreso al trabajo?

La nueva realidad, que emergió debido a la expansión del COVID-19 y a la necesidad del aislamiento social, presenta un nuevo escenario para las compañías y organizaciones, que además de atravesar nuevos hábitos en las formas de trabajo remoto, hoy se enfrentan al hecho de que sus colaboradores ya no son los mismos.  

Más allá del stress, la ansiedad y los cambios que el contexto puede generar en los aspectos emocionales de las personas, es muy importante que las organizaciones puedan rescatar las reacciones y decisiones que sus equipos de trabajo supieron tomar a tiempo y en circunstancias sin precedentes. 

Además de trabajar con agilidad y de desarrollarse de forma innovadora, durante las últimas semanas, todos los equipos de trabajo se encontraron con nuevas potencialidades, herramientas y el desarrollo de grandes aprendizajes que son necesarios capitalizar para todas las compañías.

Sin dudas, atravesar una experiencia como la actual, implica una reinvención personal en todos los ámbitos, lo que trae modificaciones en los hábitos cotidianos, en la realización de las tareas y actividades diarias, en las formas de vincularse y el volver al trabajo, no será una excepción. 

Está claro que el Coronavirus creó una nueva normalidad y aún sin tener precisiones de cuándo y cómo se hará efectivo el fin de aislamiento social, tenemos la certeza de que las organizaciones volverán a abrir sus puertas y a recibir a sus colaboradores. 

Los interrogantes que surgen en este caso son ¿cómo acomodarse a la nueva normalidad? ¿cómo prepararse para volver al trabajo? y ¿cómo capitalizar todos los aspectos positivos que atravesaron los equipos de trabajo en tiempos de crisis por COVID-19?

Desde ABCOM, hemos identificado una serie de acciones o pasos clave, que las organizaciones pueden implementar para enfrentar los retos que supone la vuelta a una nueva normalidad post pandemia. A continuación, presentamos los principales puntos que están evaluando muchas empresas y sus líderes para el regreso: 

1 – Soft landing

Como sabemos, la salida de la pandemia no será de un día a otro. Habrá personas que vuelvan a sus trabajos, otros que seguirán trabajando de forma remota. Compañías que realizarán el regreso al trabajo por etapas y/o alternando los grupos de colaboradores que asistan a las oficinas. 

En este punto, la organización deberá contemplar una serie de medidas, talleres, actividades y comunicaciones que estén orientados a ganar contención y fortalecer el compromiso y la motivación para el regreso.

2-  Políticas de home office para cuando finalice la cuarentena completamente

Previamente al aislamiento obligatorio, muchas compañías no consideraban el home office como una posibilidad para sus equipos, muchas veces motivo de inseguridades por falta de planeamiento o desconfianza. 

El nuevo contexto obligó a las compañías a comprobar que muchas de sus posiciones pueden trabajar de manera remota sin alterar el compromiso o la motivación. Ahora bien, ¿qué van a hacer estas compañías una vez que todo tipo de cuarentena acabe? ¿Será una opción implementar una política de home office definitiva? ¿Cómo lo harán?

3 – Nuevos acuerdos de convivencia: campañas de nuevos hábitos en la oficina

¿Cómo será nuestra nueva rutina diaria?¿y las reuniones?¿cómo trabajaremos en el mismo espacio cuidándonos entre todos? La nueva normalidad nos exigirá repensar nuestras conductas de relacionamiento, el uso de los espacios y nuevos acuerdos de convivencia.

Para esto, será necesario definir, acompañar y comunicar las nuevas conductas, nuevas políticas, procedimientos, y guías de comportamientos esperables para crear compañías más seguras y entornos de alta eficiencia. 

4 – Programas de coaching y management para personas en posiciones de liderazgo

¿Cómo acompañaremos a los líderes en su rol? Ser compasivos y estar fuertemente conectados será parte del rol de los mandos medios y aquellos quienes tengan equipos a cargo en esta nueva etapa llena de dudas e incertidumbres, y donde los responsables de las tomas de decisiones estarán más expuestos.  

Por ello, desarrollar las habilidades empáticas de los líderes, será un punto crítico y fundamental. La nueva normalidad requerirá de líderes con mayor foco en comprender las necesidades particulares y las diferentes realidades de sus colaboradores y los impactos en sus equipos de trabajo. 

5. Desarrollo de nuevas competencias

Pensar en las competencias que serán necesarias desarrollar para aprovechar las nuevas oportunidades que surjan, rediseño de perfiles, nuevas formas de evaluar, el nuevo rol de los líderes y mandos medios, reuniones de seguimiento, la selección y las nuevas necesidades del mercado en este nuevo contexto. 

El mundo corporativo y la sociedad entera está cambiando, debemos pensar cómo nuestras organizaciones se van a transformar. –

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"