8M. Ocho Mujeres. Ocho Historias.

El tenis femenino del siglo XXI, en igualdad de atractivo y condiciones al masculino, le debe mucho a Billie Jean King. Además de una de las mejores tenistas de todos los tiempos (ex Nº1, ganó 39 títulos de Grand Slam entre mediados de los 60 y fines de los 70), fue la primera deportista que reclamó igualdad de condiciones para ambos sexos en el (ex) «deporte blanco».

Gracias a ella,»las mujeres pudieron empezar a competir y a ser celebradas más por su talento que por sus piernas», como dijo recientemente, en la presentación de la película La batalla de los sexos, que recrea un partido-circo que la enfrentó contra un viejo ganador de Wimbledon Bobby Riggs, para promocionar la igualdad.

El film, de hecho, repasa las dificultades que King y otras tenistas tuvieron que superar para demostrar que eran dignas de igual salario e igual respeto que sus colegas varones, quienes en aquel momento ganaban alrededor de ocho veces más en el circuito. Con esa finalidad, crearon la actual Asociación de Tenis Femenino (WTA) y, así, despejaron el camino para la paridad de género.

A la paquistaní Malala Yousafzai los talibanes le dispararon en la cabeza por defender la escolarización de las mujeres. Su militancia le valió, a sus 17 años, el premio Nobel de la Paz. Bajo el seudónimo de Gul Makai, Malala relató desde los 11 años cómo aumentaban las restricciones hasta que finalmente cerraron todas las escuelas de niñas.

Autora del libro Yo soy Malala (2013), la joven le confesó tiempo atrás a la actriz Emma Watson, que se había hecho feminista gracias a ella: «La palabra feminista es un poco difícil. Cuando la oí por primera vez, escuché connotaciones negativas y unas cuantas positivas. Dude si definirme o no como una feminista. Pero luego escuché tu discurso y me di cuenta que no hay nada de malo en definirme como feminista. Así que sí, soy feminista y todas deberíamos de serlo porque la palabra feminismo no es otra cosa que igualdad».

A los 19 fue nombrada mensajera de la ONU. Malala considera que desde pequeños, a niñas y niños se les debe educar con las ideas del feminismo: «Debe inculcarse desde el principio a los pequeños, porque tenemos que permitir que los pequeños sueñen con lo que quieran, sin limitarlos ni encerrarlos como en burbujas». Durante una gira por México, donde conoció el rol de las mujeres indígenas en sus comunidades, Malala expresó: «Como sociedad tenemos que cambiar de mentalidad, todos ser feministas y tener una mentalidad más abierta».

Ícono pop, artista descomunal, Madonna es, además de una referencia en la música moderna, una referente de la liberación femenina. En sus letras, en sus coreografías, en sus inolvidables videoclips, la cantante estadounidense ha marcado un camino desde adentro del mainstream.

En los 90 llamó a la rebelión de las mujeres de la Generación X. En 2016, la revista Billboard la eligió Mujer del Año. Su discurso hizo temblar las estanterías (una vez más) de los «bienpensantes».

«Podés vestirte como una prostituta, pero no ser dueña de tu propia sexualidad o hablar abiertamente de tus propias fantasías sexuales. Tenés que ser lo que los hombres quieren que seas y, sobre todo, hacer lo que las mujeres creen que es lo correcto cuando estás con otros hombres», dijo ese día.

Crítica de la misoginia femenina, fue atacada por la escritora feminista Camille Paglia, quien la acusó de cosificar la sexualidad de la mujer. «O sea que si sos feminista no tenés sexualidad, tenés que negarla. Olvidate. Soy un tipo diferente de feminista. Una mala feminista», le respondió, fiel a su estilo como siempre.


Eva Duarte -«Evita»- tomó la lucha sufragista de las precursoras del feminismo argentino e hizo suya la campaña por el voto femenino a mediados del siglo XX. Acompañó al general Juan Domingo Perón en su campaña electoral, y una vez en el poder, el 23 de septiembre de 1947 el Presidente promulgó la ley 13.010, que les daba a las mujeres iguales derechos políticos que a los hombres.

El 11 de noviembre de 1951 todas las mujeres mayores de 18 años pudieron votar en Argentina. «Ha llegado la hora de la mujer que comparte una causa pública y ha muerto la hora de la mujer como valor inerte y numérico dentro de la sociedad», es una de las frases célebres de la fundadora del Partido Peronista Femenino.

En una misión de ayuda humanitaria en Madrid, meses antes de promulgar la ley, Evita anunció: «Este siglo no pasará a la historia con el nombre de Siglo de las Guerras Mundiales, sino con otro nombre mucho más significativo: Siglo del Feminismo Victorioso».

«Elegí lo que quería ser, y lo soy», dijo alguna vez Gabrielle «Coco» Chanel. No fue necesario que esta mujer se convirtiera en una militante del feminismo para determinarla como una paradigmática del género. Lo hizo a través de su visión liberadora y revolucionaria desde la moda.

Chanel confeccionó ropa especialmente para los cuerpos de las mujeres, y no para la mirada del hombre. La incorporación masiva de la mujer en el trabajo durante la Segunda Guerra propició en ella la idea de nuevos estilos, cómodos y liberadores.

Su clásico Cardigan Jacket, inventado en 1925, usaba telas de lana como el tweed, originalmente pensadas para ropa de hombres, y también incluía el uso de bolsillos, una novedad en las prendas femeninas.

Coco Chanel le sacó a las mujeres el corset, literal y metafóricamente.


Desde sus versos inolvidables, la poetisa Alfonsina Storni resaltó el lugar de la mujer: su sexualidad, la subordinación al hombre y los roles de género. Hija de inmigrantes suizos, a los 11 años abandonó sus estudios para ayudar a su madre como modista. Tras la muerte de su padre, en 1906, hizo todo tipo de trabajos: en una fábrica de gorras, como dependienta, y en una compañía de teatro. En 1909, retomó sus estudios y logró el título de maestra rural.

Alfonsina fue la primera mujer que ingresó a la comunidad de escritores de la Argentina, iba a sus comidas y encuentros como «un hombre más». Integró la defensa del derecho al voto de la mujer argentina y participó en campañas a favor de la educación sexual en las escuelas. Entre sus muchos poemas feministas, aparecen estos versos:

«Hombre pequeñito, hombre pequeñito,

Suelta a tu canario que quiere volar…

Yo soy el canario, hombre pequeñito,

Déjame saltar».

La autora francesa es autora de El segundo sexo, considerada la «biblia» del feminismo del siglo XX. Escritora, filósofa y defensora de los derechos humanos, Simone de Beauvoir reflexiona en esa obra sobre el «ser mujer» y la necesidad de independencia.

Publicado en 1949, la autora allí dejó para la eternidad la célebre frase «No se nace mujer: llega una a serlo». En esa obra analiza los distintos  arquetipos femeninos según el rol de la mujer o las características que predominan en su personalidad: la madre, la hija, la esposa, la prostituta, la mística, la enamorada y la narcisista. De Beauvoir comparaba la situación de la mujer con la opresión que padecían los negros en los Estados Unidos.

Rawson fue la segunda mujer argentina en graduarse como médica, en 1892. Su intención de estudiar le valió el desamor de su padre, que se oponía a que una «jovencita» estudiara en la universidad. Esa fue la base de lo que sería su vida militante. Orientó su carrera a la salud de las mujeres, y en 1905 fundó el Primer Centro Feminista con el fin de «propender la emancipación moral, intelectual y material de la mujer».

Junto con Alfonsina Storni, Alicia Moreau de Justo y Adelia Di Carlo, otras pioneras locales, formó en 1919 la Asociación Pro-Derechos de la Mujer para lograr la igualdad de derechos en lo jurídico, político y social. Desde allí promovieron la ley 11317 de protección a la mujer trabajadora, que establecía, entre otras cosas, la prohibición del trabajo nocturno.

«Queremos todos los derechos políticos, debiendo tanto ser electoras como elegidas, porque desde que pagamos impuestos, trabajamos por el progreso del país y somos responsables ante las leyes debemos poder legislar en todo lo que atañe a la grandeza de nuestra patria», dijo a principios del siglo XX. Las mujeres consiguieron votar en 1951 y Elvira pudo ver concretado su objetivo. Murió tres años después.


Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"