Una mudanza para una organización implica un proceso de cambio, donde más allá de gestionarlo adecuadamente, es necesario poder contener a nuestros colaboradores. En principio, ellos pueden tener miedo a la incertidumbre, rechazarlo o resistirse. El desconocer qué les deparará el futuro puede provocar un mal clima interno, y a su vez, repercutir desfavorablemente a nivel externo. Por esto, comunicar durante todo el proceso es clave para el éxito de la gestión.

Siempre recalcamos que los empleados son un activo importante para las compañías y, debido a esto, incluso en las mudanzas, es necesario involucrarlos para obtener resultados favorables. ¿Qué significa involucrarlos? Hacerlos participar, vivir la experiencia, que sean los protagonistas de todo el proceso: la previa, el durante y el post mudanza. Justamente si invertimos todos nuestros esfuerzos en los colaboradores podemos convertir este obstáculo en una oportunidad de mejora para nuestra compañía.

A la hora de involucrar a nuestros colaboradores en el proceso, proponemos que sean ellos los “constructores” de ese nuevo espacio, los que construyan en conjunto: los protagonistas de la mudanza. Para esto, la gestión de la comunicación interna del proyecto contribuye a organizar la estrategia, los mensajes clave, instalar los nuevos procesos, etcétera. De esta manera, se disminuye la incertidumbre que va acompañada por el miedo y el rechazo al cambio de nuestros colaboradores.

En este marco, algunas de las acciones clave a realizar son la definición de los canales que utilizaremos para brindarles a nuestros colaboradores toda la información necesaria en cada momento del proceso, y también las iniciativas que pondremos en acción para poder escuchar sus inquietudes y demandas. El hecho de brindarles información de valor en todas las instancias del proceso no sólo ayuda a incluirlos en el mismo y los alienta a participar sino que, de este modo, evitamos que se produzcan rumores o malos entendidos, siempre presentes cuando hay falta de información.

Por lo general, toda mudanza corporativa trae consigo la incorporación de otros cambios en el funcionamiento interno, como lo son la distribución de oficinas, la limpieza, el reciclaje, la digitalización y eliminación de papel, entre otros. Las oficinas open space, las cuales mencionamos anteriormente, son la última tendencia. Éstas invitan a la horizontalidad contribuyendo a la expansión de talentos, quedan atrás los escritorios individuales y se da paso a un espacio más amplio y compartido que permite trabajar mejor y en equipo.

Si en tu compañía están pensando en mudarse AB Comunicaciones es una opción para vos. Contactanos, sabemos cómo convertir los obstáculos en oportunidades.