El festejo nos integra, nos une, nos vuelve equipo. Es cuando nos reunimos y nos reencontramos con quienes nos relacionamos todos los días del año.

Cuenta la leyenda que el festejo es un acto ancestral al que el ser humano siempre ha recurrido para expresarse. En esos festejos la importancia radicaba en que ese evento quedara en la memoria de los más jóvenes. La idea de un festejo corporativo es que quede en la memoria de los equipos. No es necesario que sea un súper evento pero sí, que sea ese espacio en donde plantear objetivos, contar resultados y transmitir mensajes. Pero por sobre todas las cosas en donde nos relajemos y despidamos un año de intenso trabajo en equipo.

Entonces hasta acá sabemos que festejar está buenísimo y que hace bien. Ahora te dejo unos tips para ayudarte a pensar la despedida de este 2015:

1°. Planificalo con tiempo. Los mejores días para hacerlo es a principios de diciembre y siempre antes de las fiestas.

2°. Analizá bien cuál es el objetivo de la fiesta. Además de la diversión, la integración y la motivación, qué otra cosa querés lograr. No pierdas esta oportunidad para transmitir los valores corporativos, la cultura o un concepto clave que es necesario reforzar.

3°. Pensá que tipo de evento querés. Analizá tu historial de eventos en la empresa. En base a ese análisis, decidí qué te conviene; si de día o de noche,  con la familia o sin ella, descontracturado o formal.

4°. Dale una identidad propia. Planificá las comunicaciones: una convocatoria previa con algún formato original para captar la atención, unos días antes y luego del evento también. Ningún material se tiene que perder, el festejo puede durar más que sólo esa noche. Al finalizar la fiesta si o si tenés que publicar las fotos y videos del evento por alguno de los canales de comunicación de la compañía.

Compartir un momento para celebrar modifica los vínculos. Las relaciones se estrechan, la comunicación se vuelve más fluida y natural. Y cuando las relaciones mejoran, la comunicación también lo hace y el reflejo es la mejora en los resultados del negocio.

La fiesta de fin de año es una herramienta que sirve para cerrar, reforzar y experimentar todos los conceptos clave del año. Pero ojo, no hay que perder de vista lo primordial: festejar y relajarse!

Si te gustó la nota compartila, y si estás pensando en organizar tu evento de fin de año, con mucho gusto te ayudamos!

Gracias por leernos.

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"
Powered by