¿En que se relacionan la selección nacional y el mundo de la empresa? Si estamos atentos, podemos encontrar que el equipo argentino nos puede brindar más de una enseñanza:

  • La importancia de las buenas relaciones interpersonales en un equipo de trabajo.

Desde las bromas de Lavezzi a Sabella en el Mundial 2014 al abrazo de Messi con Tevez después del partido contra Colombia en esta Copa América, algo que se ve reflejado en la selección es que reina el buen clima de trabajo y las buenas relaciones.

¿Hace cuanto no se escucha que tal jugador afecta la unión del grupo? No hace mucho, esto se le endilgaba a Carlos Tevez e incluso se dice que fue la razón por la que no fue al último mundial. Si volvemos atrás, veremos que el funcionamiento del equipo no es igual en la actualidad que en ese momento. Esto se da justamente por el cambio de clima.

Cuando trabajamos en una organización en la cual tenemos roces constantes con compañeros, difícilmente pueda trabajarse de buena forma y menos aún, cumplir con los objetivos.

Vivimos el tercio de un día en la empresa, por lo que resulta muy importante un ámbito de buen clima, buscando que las diferencias no sean una dificultad para la organización.

 

  • El cambio de estilo no afecta los objetivos de la organización.

 

Cualquier persona que haya seguido a la selección en los últimos años estará de acuerdo en que su estilo de juego ha cambiado aún teniendo los mismos jugadores. Esto sucede porque cambio quien dirige los esfuerzos de todos, pasando de Alejandro Sabella a Gerardo Martino, personajes que cuentan con marcadas diferencias de trabajo.

Cambio de ser un equipo delantero dependiente a uno de construcción colectiva, de un director que armaba esquemas para cada caso a uno que tiene un esquema bien definido y por último de un equipo en el cual los defensores sólo cubrían la parte trasera del campo a uno en el que participan del ataque.

Ahora, algo que no cambia es el objetivo, llegar a ser mejores.

En el mundo empresarial puede suceder que un director deba irse y así arribe otro personaje totalmente diferente pero que debe llevarnos a la misma meta.

Sabella y Martino nos demuestran que para llegar a destino existe más de una forma y que solo importa tener bien en claro hacia dónde se quiere ir.

 

  • El todo es más importante que la suma de las partes.

 

El plantel argentino está compuesto por varias estrellas que brillan en sus respectivos clubes, ahora ¿Trabajan de la misma forma en sus clubes que en la selección? La respuesta es no, como enseña la gestalt, todo sistema está compuesto por partes que tienen propiedades individuales, pero al formar un todo, funcionan de otra forma por el bien de ese sistema.

Comparándolo con las organizaciones, sería incorrecto pensar que en su vida dìaria los colaboradores solo cumplen con el rol que se les da en la empresa.

El presidente no solo se encarga de dirigir, puede ser también el que arme los asados familiares del domingo.

Lo importante al momento de trabajar en varios equipos es reconocer nuestras fortalezas y debilidades así como también que se espera de nosotro para ser así más efectivos y participar de la mejor forma dentro del sistema.

 

  • Los líderes informales son igual de importantes que los formales.

 

El que lleva la cinta de capitán en la selección Argentina es Lionel Messi, ahora ¿Qué Argentino se olvida del hoy te convertís en héroe de Mascherano a Romero en la semifinal contra Holanda? Más de uno debe preguntarse por qué no es él quien la porte en vez del  10. La respuesta está en la falta de necesidad de tener un puesto formal para adquirir un rol de liderazgo.

Si bien en los papeles, los que tienen voz en la selección son Martino y Messi esto no es así, cada uno desde su lugar y con su carácter adopta un rol de líder, sea positivo, emocional, espiritual, técnico, formal o informal, etc.

El funcionamiento de la selección no sería el mismo sin el liderazgo positivo de Mascherano, el emocional de Lavezzi, el Formal de Messi o el técnico de Martino. Difícilmente hubiesen llegado a la final de la copa continental si no les dieran importancia a estos personajes que sin tener una autoridad formal afectan a todo un grupo de trabajo.

En el día a día muchas veces se deja de lado el impacto que tienen algunos miembros en una organización por el mero hecho de creer que con la designación de una autoridad formal alcanza. Es imprescindible entender que esto no es así y que en nuestros equipos contamos con distintos Mascheranos o Lavezzis que de acuerdo a la necesidad van a ser quienes dirijan los rumbos.

 

  • Alcanzar el éxito lleva su tiempo.

 

Dentro de los 23 jugadores que integran la selección nos encontramos con la particularidad de que 16 de ellos trabajan juntos desde la Copa América 2011.

En esa ocasión no llegaron a cumplir con las expectativas por amplio margen, pero el año pasado tuvieron otra oportunidad y por poco no alcanzaron un objetivo aún mayor.

Ya llevan cuatro años de trabajo juntos, en la búsqueda de un éxito que aún no han logrado alcanzar. El ùltimo fin de semana, estuvieron muy cerca de nuevo y aunque el resultado final les dio vuelta la cara, es de destacar la importancia en la continuidad de procesos, el temple ante resultados negativos y la visión de que trabajando duro, el éxito va a llegar.

No podemos esperar que el arribo del éxito se de de un día para el otro. Debemos contar en nuestra empresa con un equipo que tenga bases fuertes, que sepa dónde quiere ir, que pueda sortear las dificultades del camino y aprenda de ellas, que sea paciente y, como la selección, espere  con ansias su momento de gloria pero que trabaje día a día para alcanzarlo.


 

Ivan Zabransky

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"
Powered by