Atentos a los cambios del mundo que nos rodea, y comprendiendo la importancia de una organización dispuesta a la apertura y a los desafíos, es de esperar que uno de sus horizontes sea el de un liderazgo atento y eficaz que persiga desarrollar los equipos de trabajo en pos de sus valores, anhelando obtener el título de “great workplace”.

En este sentido, ¿Cuál es la importancia de fomentar el liderazgo femenino en tu organización?

Al parecer, aquellos atributos que actualmente se persiguen para los líderes, radican en un trabajo en equipo basado en la escucha activa, la empatía y la flexibilidad, atributos positivos vinculados altamente al mundo femenino.

“La diferencia principal entre los estilos de liderazgo femenino y masculino pasa por la escucha, un proceso de intención a través del cual se manifiesta el deseo de aprender, reflexionar, para luego implementar un plan que incorpore lo mejor de las ideas recogidas de forma compartida y abierta. Siempre para la mayor eficacia y eficiencia. Esto exige capacidad de adaptación y la adaptabilidad exige la reducción del ego”, menciona en una nota Andrés Raya*.

Como podemos observar, un modelo de liderazgo basado sólo en el pensamiento racional y estratégico, agresivo, meramente resultista, individual y competitivo, ya no responde completamente a la cultura y valores de las organizaciones que eligen centrarse en las personas como su atributo diferencial en el mercado.

 

No les pongas un techo

Ahora, ¡manos a la obra! Para comprobar los beneficios de estas formas de trabajo que son tendencia, es fundamental que esta perspectiva de género acompañe los valores y la cultura de tu organización, ya que algunas veces, las mujeres suelen autoexcluirse de ciertos puestos, trabajos o posiciones de liderazgo.

No permitas que el glass ceiling o techo de cristal – entendido como la barrera invisible que frena el acceso de las mujeres a altos puestos directivos – exista en tu organización. Fomentar el respeto, el poder de decisión, la participación activa y disminuir al máximo los prejuicios y la subestimación deben ser los pilares para el desarrollo profesional de estas y todas las mujeres.

 

La igualdad en la balanza. El mejor resultado asegurado

Además de significar un avance en derechos laborales, la incorporación equitativa de hombres y mujeres, no sólo mejora la imagen de la institución sino que le abre las puertas al mundo de la innovación y de nuevos desafíos.

“El factor W (woman) es la nueva locomotora que tira de la economía mundial. Un 37% del mundo empresarial está representado por mujeres” menciona Raya, y cada día son más aquellas que asumen posiciones de liderazgo. Asimismo, las mujeres emprendedoras rondaron la cifra de 126 millones en 2012 y, por otro lado, son responsables de las decisiones de compra en más de un 80% de los casos.

Detectando oportunidades de cambio, la innovación que muchas veces solicitan los altos mandos no puede realizarse si no se trabaja en equipo y se comparte la información. Y aquí no se trata de discutir quien es mejor, si hombres o mujeres, sino de complementar y agudizar la mirada sobre las ventajas sustentables y efectivas que pueden surgir de la convergencia adecuada de sus habilidades.

 

 

 

Fuentes: *Andrés Raya. El liderazgo femenino: La clave del futuro. http://andresraya.com/p385/

Virginia García Beaudoux ¿Cómo afectan los estereotipos de género al liderazgo femenino? http://www.condistintosacentos.com/como-afectan-los-estereotipos-de-genero-al-liderazgo-femenino/

 

Abrir chat
1
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte? Envianos un whatsapp haciendo click en el botón "enviar"